© 2020 Venancio Guntiñas Rodríguez 

Sígueme en mis redes sociales:

SITIO WEB SIN ANUNCIOS Y diseñado para ordenadores, tablets y móviles con pantallas Full-HD y Sistemas Operativos y Navegadores que soporten en su totalidad los lenguajes HTML-5, CSS3 y JavaScript.
  • White Facebook Icon
  • White Twitter Icon
  • White Instagram Icon
  • White YouTube Icon
  • White Pinterest Icon

RUBÍN

MONFORTE DE LEMOS
(Última actualización: 14-12-2019)
Lugar de la parroquia de Rozabales perteneciente al Municipio de Monforte de Lemos cuyo origen es La Casa de Rubín. Un ejemplo de casa grande de la Tierra de Lemos.
Casa de Dositeo Rodríguez Casanova: abuelo, bisabuelo
o tatarabuelo de los miembros de Guntiñas-Team.
Rubín y el Cambio Climático
Rubín es un lugar del interior de Galicia conocido únicamente por sus pocos oriundos y sus descendientes. Está integrado en la parroquia de Santa María de Rozavales en el municipio de Monforte de Lemos de la provincia de Lugo. Sin embargo, los restos enterrados de su castro, aún no excavado y no datado, son testimonio de su antigüedad como lugar de asentamiento humano.
Además fue tierra de templarios, de monjes cistercienses y de los prestigiosos y poderosos condes de Lemos. Todos ellos configuraron su paisaje netamente antrópico y, como no, agrario, que se ha mantenido prácticamente invariable hasta el día de hoy.

Sus tierras arcillosas son amarillas y anaranjadas, ambos colores indican la presencia y riqueza en minerales de hierro de sus suelos. Suelos que se han desarrollado bajo un clima atlántico, aunque la sequía dominante en la estación de verano le confiere un matiz mediterráneo. Este carácter se refleja
en la flora del sotobosque y en sus matorrales de jaras, lavanda…. Pero, en sus montes hay castaños, algún pino manso, una gran cantidad de plantaciones de pinares (desiertos verdes) de distintas edades, algunos tienen más de 50 años, y…los robles (Carballos en gallego, Quercus en latín). Todos ellos son de propiedad privada como el 98% de los montes de Galicia.

Los estudios paleoclimáticos han revelado que la gran expansión de las masas de Quercus en Galicia tuvo lugar en la época cálida de 5.500 -2.500 BP, desde entonces han superado la frase fría de la Edad de Hierro (1.200 -700 a. C.), la fase cálida de la romanización (137 a. C.-400 d. C.), el episodio frío de la Edad Media (400-1050 d. C.), el aumento de temperatura del óptimo climático medieval y el frío de la pequeña edad de hielo (1300-1850 d. C.). Estas masas han retrocedido por la acción del hombre, en la edad de Bronce (4.400-3.000 a. C.) con el predominio de la agricultura, con los cambios de cultivos de godos, suevos y vikingos, con el crecimiento de las ciudades, con las intensas repoblaciones con especies de crecimiento rápido.

Por su extensión, menos de una hectárea, los Carballos bicentenarios de la casa de Rubín, plantados por el tatarabuelo Don Cristóbal, no constituyen un bosque, si no que son un conjunto de 10 hermosos robles de frondosas copas, de perímetro medio 2,55 metros y de más de 9 metros de altura. Más tarde, a mediados del siglo XX, Don Dositeo Rodríguez (el abuelo) optó por dedicar parte de sus tierras, siempre respetando los Carballos de Don Cristóbal (su abuelo), a plantaciones de pinos, especie de crecimiento más rápido que el roble. En aquel tiempo Dositeo desconocía la problemática del cambio climático, el incremento del CO2 atmosférico (uno de los gases con efecto invernadero) y los resultados de estudios realizados recientemente en los que se indica que una plantación forestal puede fijar 20tm/ha/año de CO2 , que los árboles que más acumulan son los de crecimiento rápido, como los pinos, y que para compensar las emisiones de un automóvil son necesarias 0,19 hectáreas de pinar. Sin saberlo su proceder dio lugar a un sumidero de gases
invernadero que estuvo en peligro hace unos 50 años en un incendio forestal.

Diversos estudios han demostrado que el aumento de CO2 estimula la fotosíntesis lo que implica un aumento potencial del crecimiento vegetal y, en consecuencia, ganancia de carbono, siendo el sistema radicular el principal sumidero metabólico del vegetal. No obstante, en dicha ganancia
pueden influir una gran cantidad de factores como: la distribución del carbono dentro de los tejidos vegetales (sobre todo raíces y hojas), las relaciones de nacimiento y muerte de los órganos vegetales, la exudación de carbono en el suelo, la relación carbono:nitrógeno, la formación de compuestos de defensa…Queda claro que no es fácil hacer balances. Faltan estudios sobre como la temperatura, el agua y los nutrientes interactúan para regular las respuestas de las plantas al incremento de CO2 atmosférico.
Por otra parte, se han observado efectos opuestos, ya que un mundo de temperaturas más elevadas, tal como indica el IPCC, modificará los procesos de desarrollo vegetal, cambios en su metabolismo, así, por ejemplo, aumentará la respiración de las raíces, se incrementará su mortandad y consecuentemente disminuirá su cantidad. Paradójicamente el aumento de CO2 estimula el nacimiento de raíces, es decir, el vegetal tendrá mayor cantidad de ellas lo que determina menor cantidad de mecanismos inhibidores de la fotosíntesis y un mayor flujo de carbono hacia el suelo, esto es, mayor cantidad de materia orgánica en el suelo. ¿Cuánto carbono tendrán almacenado los suelos de Rubín?

Los edafólogos dicen que el componente más afectado por el cambio climático será la materia orgánica del suelo, evidenciando que en los últimos siglos, los cambios de uso del suelo, esto es, la transformación de bosques y prados en terrenos agrícolas contribuyeron sustancialmente al incremento de CO2 atmosférico. Así la deforestación mundial producida entre 1850 y 1985 supuso una emisión de 120Gt de carbono a la atmósfera, el 60% de la emisión total en las zonas templadas.
La mayoría de este carbono procedía del suelo como consecuencia del aumento de la velocidad de mineralización generado por el cambio de uso. Así, en un trabajo realizado por edafólogos gallegos, consta que en Galicia el porcentaje medio de carbono total de un suelo de robledal es de 10,75; el de un pinar 7,84; el de un eucaliptal 6,74; el de prados 4,78; el de cultivo-maíz 3,16 y el de viñedo 1,52. Me agrada pensar que cuando mi abuelo, a mediados del siglo XX, decidió repoblar optara por el pino y descartara al eucalipto, dejando intocables los Carballos del tatarabuelo Cristóbal.
Los datos estadísticos indican que la superficie forestal gallega ocupa el 70% de la total, esto es 2.060.453 ha, que los bosques gallegos tienen acumuladas 37 millones de toneladas de CO2, esto es, el 21% del total del fijado por la biomasa forestal española (son los primeros de la lista).
Actualmente, en Galicia, la superficie forestal aumenta debido al éxodo rural y al consecuente abandono de la agricultura, a los programas de apoyo a la forestación y de lucha contra los incendios forestales. El último incendio en Rubín tuvo lugar hace más de 50 años.

Por todo ello, Galicia, por la importancia de su superficie forestal, es una de las comunidades de España con mayor capacidad como sumidero de gases invernadero, y Rubín está ahí…Rubín es un tesoro ¿cuál será su valor?

 

María Elena Guntiñas Rodríguez

EXCURSIÓN AL RÍO SIL
Parte de la antigua casa dedicada a habitaciones, cuadras, leñera y horno ha sido reabilitada por María Elena Guntiñas Rodríguez.
En concreto, lo que era una leñera y espacio abierto delante de un horno, en la actualidad se utiliza para reuniones festivas
COMILONAS EN AGOSTO
Fotografías cedidas por
Carmen Guntiñas Rodríguez
MAGOSTOS EN NOVIEMBRE
Fotografías cedidas por
Carmen Guntiñas Rodríguez 
 
LA PARROQUIA DE ROZABALES
 
Sta. Mª de Rozavales es la típica feligresía del interior de la provincia de Lugo constituida por un reducido vecindario distribuido, a día de hoy, en nueve lugares (A Fonte, A Infesta, Cacabelos, Costaneiro, Penedo, Rozavales, Rubín, Salgueiros y Salvadur). Típico modelo bajomedieval de distribución de la población.
La documentación consultada induce a pensar que se originó en la Edad Media a partir de una población autóctona muy anterior.
Aunque el topónimo de Rozavales tiene un origen incierto (latín: valle rozado o roto), otros topónimos como "Gangueira”, “Rubín”, "Castro”, “Subcastro”, “Outeiro” o “Seara”, parecen sugerir un posible pasado minero de la feligresía y hacer referencia a la época prehistórica de la Edad de los Metales con la llegada de pueblos megalíticos y celtas a la búsqueda de metales y tierras en las que asentarse.
Es conocido el culto a la muerte de estos pueblos y a ello puede hacer referencia el topónimo de Santa Lucía o Peñas de Sta. Lucía, un montículo rocoso, que podría haber sido un templo pagano y lugar de peregrinación y visita, rebautizado con el nombre de la mártir y cristianizado por los monjes de Cluny. Los vecinos utilizan otro topónimo para el lugar, "As Mouras", que hace pensar en esos pobladores de etnia, cultura y religión diferentes (celtas), la cultura de los castros y la de los romanos, a lo que hacen, también, referencia topónimos como Pena do Castelo, Castrelao, Castro... Es revelador el toponímico Infesta (destruido o apestado). De este lugar, arranca el único camino que permitía acceder de manera fácil a la explanada del montículo rocoso de Sta. Lucía.
Los monjes, partidarios de la autarquía económica, impusieron en la zona el policultivo, esto es, actividades agropecuarias de autoconsumo, muy convenientes y necesarias en esa convulsiva época, y que todavía están vigentes en la actualidad.
La Orden Militar protegería de la rapiña y saqueo de la nobleza y desempeñaría labores de ayuda y asistencia en las vías o caminos peligrosos de la feligresía, como el paso en barca del río Sil, utilizados por los peregrinos santiagueses y viajeros en general. A este respecto, cabe reseñar que Rozavales era uno de los puntos sensibles de entrada y salida de Galicia desde épocas antiguas y que por la feligresía transcurre una de las vías secundarias del Camino de Santiago.
No es de extrañar por tanto, que los dueños de la "Casa de Rubín" (casa fortaleza), fueran servidores tanto del monasterio de San Vicente del Pino  como de la Encomienda de la Barra. Controlaban todo el término de la feligresía, especialmente, aquellos lugares próximos a vías de tránsito, tal es así que "el camino de carro" rodea a la casa y en su cercanía confluye el que conduce a la barca de paso del río Sil.
LA IGLESIA PARROQUIAL
 
La iglesia parroquial de Rozavales, solar de la Casa de Rubín, está próxima al montículo rocoso de Sta. Lucía. Es, a diferencia de las iglesias del medio rural de la Tierra de Lemos, de planta de cruz latina, aunque de reducidas dimensiones.
Está consagrada a la Asunción de la Virgen
 
e íntimamente relacionada con el tema de la muerte y resurrección, según se puede deducir de las capillas laterales del crucero. No se ha encontrado documentación sobre la fecha de su construcción, pero, no hay duda de su antigüedad.
Rosa María Guntiñas Rodríguez

¿Qué es la Asunción de la Virgen María?

 

Durante un largo tiempo, se recibieron en el Vaticano numerosas peticiones de cardenales, patriarcas, arzobispos, obispos, sacerdotes, religiosos de ambos sexos, asociaciones, universidades e innumerables particulares, pidiendo que la Asunción corporal al cielo de la Virgen María fuera definida y proclamada como dogma de fe. Igualmente lo habían solicitado los asistentes al Concilio Vaticano I (1869-1870).

El 1 de mayo de 1946, el Papa Pío XII en su encíclica “Deiparae Virginis Mariae” pide a todos los obispos su opinión:

“Sinceramente ruego que nos informen acerca de la devoción de vuestro clero y pueblo (teniendo en cuenta su fe y la piedad) hacia la Asunción de la Santísima Virgen María. Más especialmente Queremos saber si vosotros, venerables hermanos, con su aprendizaje y la prudencia tomando en cuenta que la Asunción corporal de la Inmaculada Virgen María puede ser propuesta y definida como un dogma de fe, y si, además de sus propios deseos este es deseado por el clero y el pueblo”.

 

Sobre el resultado de la consulta, Juan Pablo II escribe:

“El resultado fue muy positivo: sólo seis respuestas de 1181 mostraron alguna reserva sobre el carácter revelado de esta verdad”.

El 1 de noviembre de 1950, el Papa Pío XII en la bula “Munificentissimus Deus” establece como una cuestión de fe revelada por Dios e infaliblemente propuesta por el magisterio de la Iglesia, el siguiente dogma:

 “44.- Por tanto, después de elevar a Dios muchas y reiteradas preces y de invocar la luz del Espíritu de la Verdad, para gloria de Dios omnipotente, que otorgó a la Virgen María su peculiar benevolencia; para honor de su Hijo, Rey inmortal de los siglos y vencedor del pecado y de la muerte; para aumentar la gloria de la misma augusta Madre y para gozo y alegría de toda la Iglesia, con la autoridad de nuestro Señor Jesucristo, de los bienaventurados apóstoles Pedro y Pablo y con la nuestra,

pronunciamos, declaramos y definimos ser dogma divinamente revelado que La Inmaculada Madre de Dios y siempre Virgen María, terminado el curso de su vida terrenal, fue asunta en cuerpo y alma a la gloria del cielo”.

 

“47.- A ninguno, pues, sea lícito infringir esta nuestra declaración, proclamación y definición u oponerse o contravenir a ella. Si alguno se atreviere a intentarlo, sepa que incurrirá en la indignación de Dios omnipotente y de sus santos apóstoles Pedro y Pablo.

Nos, PÍO, Obispo de la Iglesia Católica, definiéndolo así, lo hemos suscrito”. “Dado en Roma, junto a San Pedro, el año del máximo Jubileo de mil novecientos cincuenta, el día primero del mes de noviembre, fiesta de Todos los Santos, el año duodécimo de nuestro pontificado”.

 

Al ser una declaración “ex cathedra” definida infaliblemente por el Papa como dogma, es de obligada creencia para todos los católicos. Un dogma es una verdad de fe absoluta, definitiva, infalible, irrevocable e incuestionable revelada por Dios. Luego de ser proclamado no se puede derogar o negar, ni por el Papa ni por decisión conciliar.

Venancio Guntiñas Rodríguez

¿Qué es la Dormición de la Virgen María?

 

Hay numerosas opiniones sobre si María murió y resucitó o si no llegó a morir. La opinión más generalizada es que María murió y luego resucitó. No obstante, el Papa Pío XII al declarar el dogma, se abstiene de definir esto como una verdad de la fe, se limita a afirmar la elevación del cuerpo de María al cielo. Por eso se habla de Dormición de la Virgen María y no de muerte y resurrección.

La asunción de la Virgen María es admitida por la Iglesia Católica, la Iglesia Ortodoxa, la Iglesia Ortodoxa Oriental y algunos protestantes como los Anglicanos. Todos ellos, están de acuerdo en que el cuerpo de María no sufrió corrupción y los que opinan que murió y resucitó, consideran su resurrección como un anticipo de la resurreción de los cuerpos al final de los tiempos.

Venancio Guntiñas Rodríguez

En los siglos XVIII y XIX se hicieron obras de restauración (pintura, carpintería, albañileria...) que fueron sufragadas por dos cofradías existentes y los vecinos de la parroquia.

 

Las fuentes documentales indican que las cofradías existen al menos desde el siglo XVIII, siendo una la del Santísimo, y la otra la de la Virgen del Carmen, a las que pertenecían las Capillas del Santísimo y de la Virgen del Carmen respectivamente. Inicialmente la dirección de las Cofradías recayó en dos familias, siendo la del Santísimo la  de la Casa de Rubín, pero a partir de 1856, esta Casa asume la dirección de las dos Cofradías.

 
Son interesantes los tres retablos supervivientes, de los cuales, dos obedecen a las características estilísticas del taller de los Castinand, el contraste entre el primer y segundo cuerpo es evidente.
ALTAR MAYOR
Dedicado a la Asunción de la Virgen. Es el típico retablo mixto en el que se combina arquitectura, pintura y escultura. Está realizado en madera policromada y jaspeada que imita el mármol y está constituido por dos cuerpos. El cuerpo inferior está dividido en tres calles, separadas por columnas de orden corintio, conforme a las nuevas normas académicas neoclásicas, para dar cobijo a la imagen de la Asunción en la central y a las de Sta. Lucía en el lateral izquierdo y a S. Antonio con el Niño en brazos en el derecho, ambas enmarcadas bajo un arco de medio punto, destacando la profusión de dorados y una paleta rica en colores cálidos (rojos, amarillos).
Sin embargo, el cuerpo superior se limita a una sola calle para cobijar una pintura del típico Cristo Crucificado y que se íntegra en el cuerpo inferior a través de unas volutas laterales en consonancia con el frontón o ático que remata el conjunto.
Está en línea con los gustos neoclásicos pero con resonancias barrocas y rococós, la paleta predominante es ya la típica del neoclasicismo, concretamente el verde, a partir del friso de separación, con toques rojos y dorados en los complementos decorativos exteriores lo que parece denunciar la intervención en la ejecución del retablo de dos artistas ya que el contraste entre el primer y segundo cuerpo es evidente.

 

La ejecución artística del retablo en el siglo XIX, responde a las características de la escuela monfortina de Castinandi. Probablemente fue realizado por D. José Casanova Cortiñas de la Casa de Rubín, por mediación de su tío D. Cayetano y su primo hermano D. Cristóbal (Dueño de la Casa de Rubín).

RETABLO DE LA VIRGEN DEL CARMEN

Es la patrona de la feligresía. Está al lado izquierdo del crucero. También se puede atribuir a D. José Casanova Cortiñas. (s. XIX)

Es de un solo cuerpo y de una sola calle que alberga la imagen de bulto redondo de la Virgen. Responde, desde el punto de vista artístico, a los postulados del academicismo neoclásico del taller de Castinandi tanto en los jaspeados en tonos azules de las dos columnas clásicas que sostienen el entablamento que da paso al ático ya incrustado en el simple entarimado de madera de la cubierta como en el empleo de los fríos tonos pasteles que aparecen en el resto del retablo, sólo rotos por algunos toques de dorados y rojos en la decoración vegetal que cubre los guardapolvos laterales y parte del camarín de la Virgen pero ya muy alejados de la riqueza de colorido de la parte inferior del retablo del altar mayor.

No así las columnas y los elementos decorativos a base de formas vegetales enroscadas o “rococós” combinadas con alguna roseta, que responden a las mismas características del segundo cuerpo del altar mayor.

Tiene el ático adosado a la techumbre y es el típico frontón semicircular. Está realizado en dos piezas ensambladas representando en la superior el tema del Padre Eterno y en el inferior la tradicional representación, de forma no dramática, de la Vida y la Muerte en forma de Sol y Luna con rostros infantiles que flanquean la imagen del Niño Redentor, bajo la atenta mirada del Padre en una atmósfera nival de “copos de algodón”.

RETABLO DEL SANTÍSIMO

Probablemente más antiguo que los anteriores debido a su  estilo más barroco o rococó, con gran profusión de elementos decorativos a base de rosetas, bellotas y temas vegetales en las partes exteriores en contraste con la sobriedad de la parte central basada en la estética neoclásica de los jaspeados. No obstante, la paleta tonal es la misma (dorados, rojos, verdes, azules) por lo que no sería descartable que la policromía fuese obra de D. José.

Rosa Mª Guntiñas Rodríguez
DIFERENTES REPRESENTACIONES DE LA ASUNCIÓN Y DORMICIÓN DE LA VIRGEN
(Clic sobre los títulos subrayados)

REPRESENTACIÓN DE VICENTE TRAVER

EN LA CONCATEDRAL DE SANTA MARÍA

DE CASTELLÓN DE LA PLANA

 

En la dormición, se observa que la Virgen levita según el eje vertical, sobre una tumba mediante un velo sostenido por Cristo. Los apóstoles tienen distintas posiciones y expresiones.

En la ascensión María sube al cielo en cuerpo y alma ayudada por dos ángeles. Como fondo, Traver hace un representación de la crominancia del Sol con sus filamentos, protuberancias, bucles y erupciones como si fuese una fotografía en Halfa. Quizás quiso representar lo que se dice en el libro del  Apocalipsis 12,1:

“Una gran señal apareció en el cielo: una Mujer, vestida del sol, con la luna bajo sus pies, y una corona de doce estrellas sobre su cabeza”

O quizás, ha querido presentar a María como luz que ilumina y da energía a la Iglesia

HACE MUCHOS AÑOS
(CUANDO LOS ABUELOS DE AHORA ÉRAMOS NIÑOS)
LA VENDIMIA
La viña de la casa de Rubín, se encontraba y se encuentra, en la ribera de Val do Frade integrada en la actual Ribeira Sacra, un ejemplo de viticultura heroica. Mujeres y niños, recogían las uvas en pequeños cestos que se descargaban en un gran cesto que, era subido por los bancales hasta el camino en que se encontraba el arca, a hombros de jóvenes y mayores. Las arcas cargadas con las uvas de la vendimia, se subían por las tortuosas y empinadas cuestas sobre carros que eran arrastrados por hasta tres parejas de bueyes y tres de vacas. Había que tener una pericia especial para girar (rousar) por las numerosas y estrechas curvas de 180º para llegar a las bodegas de la Abelaira.
LA MALLA
Fotografías cedidas por
Carmen Guntiñas Rodríguez